martes, 8 de noviembre de 2011

musaká v 1.0

La canción de hoy "november rain" (lluvia de noviembre) es una obviedad debido a lo que está siendo la metereólogia de  este mes. De todos modos me encanta este tema, que para mí ya es un clásico. Slash, el guitarrista, impresionante.

Al tajo, hoy musaká versión 1.0. Este plato lo haré otra vez pero con su receta original. Hoy permitidme una "frivolité" haciendo una versión libre de este plato. Un consejo, puristas abstenerse hoy no es vuestro día, sacrilegios por doquier.

Plato griego, no tradicional (creo que fue creado alrededor de 1920 ó 1930). Pero vamos, mucho más conocido mundialmente que platos más típicos como Tzatzíki (un día lo prepararé, es un entrante estupendo y muy fresco) o Souvlaki (mi plato griego favorito, pero que no tengo medios para hacerlo en mi casa).

Una aclaración con el tema precio. Ante todo me gusta que este punto haya tenido una buena acogida. Lolines lo comentó y unos cuantos amigos (visitas de facebook) también me han  dicho que encontraban acertado poner un precio aproximado. Tened en cuenta que esto es eso, una aproximación; precios de Barcelona y de centros grandes (Caprabo, Carrefour, Mercadona, Hipercor, Condis y Alcampo). Tomo como referencia una página de compra por internet o si he sido meticuloso guardo los tickets y hago los cálculos.
Coste Aprox: 9 €
Comensales: 4 personas
Plato tipo: diablillo (por la fritanga)
Ingredientes:

- 400 gr carne picada de ternera (2 pasadas)
- 3 Patatas medianas
- 1 calabacín
- 2 cebollas
- 2 berenjenas medianas
- Queso cremoso Philadelphia
- Queso para gratinar (Emmental)
- Aceite.
- Tomate troceado (1 lata)
- Pasas
- 2 ramas de canela
- Comino
- Sal

Cortamos las berenjenas en rodajas de un cm de grosor. Las salamos por los dos lados con abundante sal y las dejamos escurriendo unos 30 minutos (se reblandecerán, no absorberán tanto aceite y perderán agua y amargor).

Cortamos las patatas en rodajas (tipo dolar). En una sartén las freímos y reservamos sobre un papel absorbente.

Procedemos a hacer lo mismo con el calabacín. Mismo corte en rodajas de 1/2 a 1 cm, freír y reservar en papel absorbente.

Nota 1: Podemos emplear los vegetales que deseemos pero es indispensable que haya berenjena que es el ingrediente principal del plato. Por ejemplo podríamos sustituir el calabacín por un pimiento verde (eso lo guardo para la versión 2.0)

Nota 2: es recomendable hacer los cortes finos y uniformes, así con la fritura ya quedarán cocidas las verduras. El rallador de toda la vida lleva una posición para realizar cortes uniformes.

Procedemos a freír también la berenjena, que al igual que los otros vegetales reservamos en papel absorbente.

Cortamos la cebolla en juliana y la doramos. Añadimos la carne picada (yo he utilizado ternera y doble pasada) cuando la cebolla ya ha cogido color, y vamos cocinándola. Le ponemos comino (una "espolvoreadita" al gusto, yo le pongo en abundancia para que se note). Añadimos las pasas, el tomate troceado y 2 ramas de canela. Añadimos azúcar para corregir la acidez y rectificamos de sal. Dejamos que haga "chup chup".

Nota 3: En Grecia son muy dados a añadir canela a la salsa de tomate y un toque "oriental" (árabe) por el comino. Lo he visto en unas cuantas recetas y programas. La parte buena, la cocina os quedará aromatizada un buen rato.

Pasamos a montar en un Pirex. En la base la patata, después sería la berenjena y luego la tercera hortaliza, pero a mí me va llevar la contraria y lo he hecho al revés ( luego lo pagué caro, ya que se desmontaba con más facilidad y el calabacín se desintegraba rápidamente). Así de chulo soy yo y luego me pasa lo que me pasa.

Ahora viene el paso "pringue", el queso cremoso (bueno, como siempre he dicho, para mí Philadelphia, el resto no me convencen). Lo uso en sustitutivo de la bechamel y además va en una capa diferente en la receta original. Es decir, primero iría la carne y luego la bechamel; con el philadelphia lo he hecho al revés.


No me he pasado demasiado. Ahora la carne con la salsa (una boloñesa a la árabe), el queso rallado y al horno a 180ºC durante 15 minutos. Et voilà.....

  
Quienes lo han probado han destacado lo inusual, sorprendente y bueno que era el sabor de la carne. El toque de comino es exótico, diferente y si se me permite "mediterráneo"; a mi hija que aún no lleva muy claro lo de los sabores, los ojos le iban como las columnas de las "tragaperras". Una receta fácil y que queda "resultona"

3 comentarios: